09
Feb
09

Centinela Imperial, versión humana por Thomas Cheilan

Has sido escogido para servir al emperador y por ello seguirás mis enseñanzas.

Antes de nada, has de saber que tu tarea te hará viajar más allá de lo que tu espíritu puede concebir.

Pocos combatientes son capaces de aceptarlo. Es por eso que pocos candidatos tienen la ocasión de ser elegidos para este puesto. 

 

Si estás aquí, es inútil advertirte de la importancia primordial de esta misión, porque has sido escogido por la devoción de tu alma hacia las cinco virtudes: metal, madera, tierra, agua y fuego.

 

Posiblemente tú mismo lo ignoras, pero tu espíritu respeta intuitivamente los principios de devoción y divulgación de los cinco elementos. Coexisten en la armonía de Yin y de Yang.

 

Si no te das cuenta de ello plenamente durante la iniciación, morirás.

Si le revelas a alguien mis enseñanzas, morirás.

Si intentas saber quién soy, si esperas cruzarte con mi mirada durante un entrenamiento o si crees que puedes contemplar mi cara, morirás. 

 

Así será, y no por mi mano, ni por la de otro, sino por tu propio destino. Porque si te pones en evidencia a través de alguna de las formas que te he indicado, significa que tu espíritu no es apto para la tarea, que no aprovecha plenamente el aprendizaje. En este caso, serás suspendido rápidamente. Caerás en la primera emboscada. Porque allí donde vas, el peligro es omnipresente. 

 

Has sido escogido para servir al emperador, inmenso es el honor que se te ha concedido. Pero entre los valientes que constituyen su guardia, no eres de los que deben caer con él. Tu papel es participar en la perennización de su reino, y del de su dinastía, si ésta cayera. Así es el pueblo de Qin. 

 

No creas que blasfemo diciendo esto. Tu mirada continuará acechando la amenaza más allá de la muerte. he aquí por qué te llama el Imperio. 

Atravesarás los bosques salvajes y los ríos glaciales sin temor de los enemigos invencibles que te esperaran al final de tu camino. Tomarás un paso bajo el monte Mingshan y descubrirás que el reino del Emperador no acaba en las tierras de los mortales.

 

Al otro lado, hay unas legiones de criminales que deben expiar sus pecados. Pero no debes ser juez de los crímenes que cometieron. Tampoco debes tampoco mostrar compasión por su aspecto, ya que es la muestra de su condena. Tu deber es observarlo todo, y saber cuando hay que actuar. Sólo de esto debes ser juez. Has de intervenir cuando sientas que acecha un peligro.

 

En esos momentos, tu corazón debe ser tan duro como tu armadura. Tu único sentimiento es la satisfacción de servir a nuestro soberano. Nada puede distraerte de tu tarea, porque actúas según las cinco virtudes.

Ellas son las únicas que te guardarán de las hordas de bárbaros monstruosos que merodean por allí.

 

Por el metal, la coraza es tu cuerpo, la lanza tu brazo. Concentras todas tus fuerzas vivas en el manejo de tu arma. Así, tu mano jamás tiembla, tus golpes poderosos son ejecutados sin que ninguno de tus movimientos sea hecho al azar. Si debes morir, te llevarás contigo al adversario.

Por la madera, todos los elementos seconvierten en una fuerza aliada. Eres una atalaya infatigable que resiste al clima. La lluvia, el lodo, la ceniza te cubre, pero el ejército enemigo te ignora, porque cree ver en tu lugar un montículo que se eleva del suelo, mientras tú los distingues claramente. Estás más cerca del adversario que él lo está de ti.

Por la tierra, ignoras el hambre, el sueño, porque solo te satisface el servir al Emperador. En otro lugar, las estaciones se suceden, las dinastías se apagan, pero tú te quedas en tu puesto. Siempre al acecho, el adversario subestima tu valor cuando cree que te acecha.

Por el agua, jamás te apartes de los principios que enuncio, no cedas ante la tarea que hay que cumplir. Si el enemigo te menosprecia, es porque ignora la multitud a la cual perteneces. Qué tu adversario te golpee el primero, la réplica será aún más poderosa.

Por el fuego, tú y los tuyos acudiréis desde las cuatro esquinas del dominio, porque el señor Yanluowang lo pide. Aprende a contemplar su cólera, porque la sentirás hasta en las entrañas de la tierra si el enemigo intenta quebrantar la armonía de Diyu. Si hay que tomar la iniciativa del ataque, que el ímpetu de tu carga refuerce el ardor de tu golpe.

 

Así, por la fuerza de todo tu ser, eres el combatiente más temible que existe. No actúas por la gloria, ni para mostrar tu valor personal, sino por disciplina. Porque eres y serás un centinela imperial, un baluarte del orden contra el caos. “ 

 

Enseñanzas prohibidas de la casa de Jade, discurso de iniciación de los novicios. 

Anuncios

2 Responses to “Centinela Imperial, versión humana por Thomas Cheilan”


  1. 1 Makoto
    9 febrero 2009 en 5:36 pm

    Queee wuapo, me encanta el texto (es que a mi todo lo oriental XD^^) me ha gustado mucho y lo peor es que hace que tenga mas ganas de tenerlos ^^ pero que se le va ha hacer XD

    • 2 Alissea
      9 febrero 2009 en 6:00 pm

      A mi también me ha gustado bastante este texto y ha sido bastante fluido de traducir (no como los textos del puñetero cronista de los nueve iris grrrrrr.. que son más retorcidos…)
      A lo que iba… A mi me ha gustado especialmente la parte final, cuando citan cada uno de los 5 elementos y lo comparan con el centinela 😀 Está muy bien traido. Ah! y cuando empieza a decirle: si haces esto, morirás; si haces esto otro, morirás; y si haces esto otro… también morirás 😆


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Foro Hell Dorado en español

Dragones helldoreños

Hoy estamos a…

febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Archivos

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 11 seguidores

Helldoreños que nos han visitado

  • 187,811 helldoreños

Desde donde nos leen


A %d blogueros les gusta esto: