11
Feb
09

Gotz Von Berlichingen, caballero

¡Todos estamos condenados!

El descubrimiento de los Infiernos es una experiencia de lo más agotadora para cualquiera de nosotros. De repente, el hombre se encuentra enfrentándose a lo divino. La abrumadora entrada de lo espiritual al mundo real trastoca cada una de nuestras creencias, cada uno de nuestros pensamientos. Si los bárbaros y los incultos sólo ven el Infierno como un medio para enriquecerse, los espíritus más curiosos y avocados a la introspección no pueden evitar preguntarse por qué se le ha otorgado a la humanidad el derecho de entrar allí donde sólo lo han hecho los pecadores que fueron condenados, hasta el final de los tiempos, a los peores tormentos.

Vivimos una época que valora la empresa y el mercantilismo, el hombre se escuda tras las nuevas leyes del comercio y la apertura de las puertas es, a este título, uno de los regalos más bellos que podrían hacerse a la humanidad. Después del descubrimiento del Nuevo Mundo, es ofrecido como pasto a la avidez humana un Nuevo Universo. El infierno sólo es abundancia de nuevos metales, de gemas que brillan como mil fuegos, de bosques extraños, de plantas exóticas, de aguas con poderes inimaginables. Menos de un año después de la apertura de las puertas, el Infierno se había convertido en la principal ruta comercial que unía en pocas horas Magdeburgo, Sevilla y La Rochelle. El Infierno nos abrió sus puertas hace apenas dos años y la humanidad ya edificó allí una ciudad que rivaliza con numerosas capitales europeas. Caminos, fortalezas e iglesias se alzan cada día gracias a la ayuda de una mano de obra gratuita: los condenados del Infierno.

Pero mientras el vendedor se regocija, el hombre debería cuestionarse y empezar a lamentar su suerte. Nos hemos convertido en los verdugos del Infierno, somos los nuevos torturadores, los señores de nuestros difuntos antepasados. ¿El Infierno se nos abrió o todos nosotros hemos sido condenados al Infierno para expiar nuestros pecados? El caso de algunos condenados ilustres puede darnos un indicio de respuesta.

Para muchos, el reencuentro de la humanidad con Gilles de Rais fue un alivio: significava que, en efecto, el Infierno había acogido a las almas depravadas, los sodomitas y los asesinos. Por supuesto, había sido liberado allí para convertirse en señor de esos lares y no en un simple esclavo, pero tampoco se habría podido esperar otra cosa de este hombre. La maldad de Gilles de Rais tranquiliza: ciertamente el Infierno cumple su función…

Luego vino Götz von Berlichingen. Este ilustre representante de la caballería se hizo famoso de la forma más noble al inicio de la Reforma. Ascendido a la corte del margrave Federico de Brandeburgo, acabó por servir a Carlos V con honor y devoción. Durante su vida, Götz fue un creyente sincero y un soldado respetable. Miembro de la nobleza, no vaciló en apoyar las demandas más razonables de los insurrectos campesinos de Suabia. Amante de la libertad y del orden, durante toda su vida intentó conciliar estos dos ideales con el mayor humanismo posible. ¿Cómo creer en la salvación de la humanidad cruzándonos en los caminos del Infierno con semejante hombre? Si él se encuentra allí ¿Cómo podríamos los demás aspirar a otra cosa? ¿Acaso existe un Paraíso?

Götz von Berlichingen conservó el carisma que los cronistas del siglo precedente le prestaron. Nuestro primer encuentro se efectuó cuando yo estaba a punto de abandonar Nueva Jerusalén junto con una compañía de exploración. Al llegar a la puerta, nos apartamos para dejar entrar a los combatientes marcados por los estigmas de un largo viaje por las tierras infernales. Si el oficial impresionaba a los transeuntes no era por su porte, ni por su soberbia; sino más bien por su aire de derrota y por las feas cicatrices de quemaduras que le surcaban el cráneo y el cuello. Sin embargo, marchando a su lado, se alzaba orgullo y ergido un hombre barbudo con una impresionante armadura semejante a la de nuestros antiguos caballeros. Era él quien dirigía a la tropa, quien animaba a los hombres y sostenía a los heridos. Carismático e infatigable, era como un pastor que devolvía su rebaño sano y salvo. Una vez al amparo de las altas y gruesas murallas de la ciudad, los hombres empezaron a hablar y sonreir de nuevo. En seguida, las rameras y los vendedores ambulantes se echaron sobre la tropa como la peste sobre el pueblo bajo. Habiendo cumplido su deber, Götz se dio la vuelta para regresar a su casa, el Infierno. Estos hombres debían su vida a un condenado…

Después supe que él inspira el mismo respeto a los nuestros que a los sarracenos, a los que combatió en vida, o a los seres abyectos que viven en los Infiernos. Si quisiera jactarme con una dudosa licencia poética, diría que él es de esos líderes a los que los seres corrientes siguen hasta el mismo Infierno. Combatientes de todos los orígenes se reagrupan bajo su mano de hierro, esa mano perdida en las guerras humanas y hecha con un metal vivo proveniente de los más tenebrosos abismos.

He aquí lo que es el mundo del Inframundo, un universo donde el hombre sigue al condenado con veneración, un mundo donde reinan los verdugos, un mundo donde la codicia suplanta cualquier otra idea.

Os lo digo, somos los nuevos condenados de la tierra mientras que los condenados del Infierno pueden haber encontrado por fin el camino de la redención.

Anuncios

2 Responses to “Gotz Von Berlichingen, caballero”


  1. 1 Rare
    11 febrero 2009 en 11:12 pm

    Me encantó este relato, genial. Gracias por el trabajo de traducción.

    • 2 Alissea
      12 febrero 2009 en 12:51 am

      Gracias a ti por pasarte y dejar mensajito 😉
      La verdad es que el relato del trasfondo de Gotz estaba en “pendiente” desde hacía bastante tiempo. Pero ahora he pensado en descansar un poco de los análisis de las minis y pasar a los relatos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Foro Hell Dorado en español

Dragones helldoreños

Hoy estamos a…

febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Archivos

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 9 seguidores

Helldoreños que nos han visitado

  • 188,239 helldoreños

Desde donde nos leen


A %d blogueros les gusta esto: